Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

Elecciones en Francia: primera vuelta para Macrón. Se viene un ballotage para definir al nuevo presidente.

por CARLOS CRUZ

Al igual que en 2017, Emmanuel Macrón y Marine Le Pen se enfrentarán en el ballotage que determinará quien será el presidente de Francia en los próximos años. En las pasadas elecciones Macrón arrasó a Le Pen con un contundente 66 a 34 por ciento a favor del actual presidente francés. Según los analistas, esta vez, crisis económica, alineamiento a EE.UU y guerra mediantes, la cosa no pinta tan fácil.

El primer mandatario francés, Emmanuel Macron, ganó ayer la primera vuelta de las elecciones presidenciales y enfrentará a Marine Le Pen el 24 de abril en una segunda vuelta.

Esta primera vuelta  marcó un afianzamiento para ambos. Macrón obtuvo según las primeras proyecciones alrededor del 28,5% contra el 23,6% de la líder del partido líder de la ultra derecha del país galo. Nuevamente, el líder de la izquierda, Jean-Luc Mélenchon quedó a las puertas del ballotage al obtener alreededor del 22% de los votos.

Los grandes perdedores volvieron a ser los partidos tradicionales. Repúblicanos y Spocialistas no llegan juntos a sumar un 10%, agudizando su caída. Otro dato curioso es que bajó en alrededor de un 5% la participación popular en esta primera vuelta, marcando la apatía y el descontento del electorado.

Así las cosas, Macron y Le Pen repetirán el ballotage del 2017. Francia decidirá si elige por la continuidad de un presidente que apuesta por la integración del bloque europeo pero que hasta hoy mostró un alineamiento automático con EE.UU o por una candidata de carácter más aislacionista y líder de una derecha xenófoba en la que reina desde hace mucho sucediendo a su padre, fundador del espacio.

Inmediatamente, el tercero en discordia y que quedó apenas a un paso de ir al ballotage, Jean-Luc Mélenchon, llamó a “no votar a Le Pen”, más allá de sus grandes diferencias con el actual preesidente.

Más allá que a priori los números lo favorecen, nadie tiene atados a los votantes franceses. El fantasma que Macrón zarandea es el “cuco de la ultra derecha”, pero su gobierno fue una debacle en muchos aspectos para las clases medias y bajas del país.

Mientras, la ya curtida eleectoralmente candidata de la Agrupación Nacional (RN), propone abandonar el comando integrado de la OTAN, que fija la estrategia militar de la Alianza, algo que no pocos franceses comparten. Por ello, su triunfo le asestaría un nuevo revés a la UE (y mucho más fuerte, por la importancia de Francia en el PBI europeo) tras la reeleción del húngaro Viktor Orban.

Pero como suele suceder en la mayoría de los países donde las mayorías se hallan en crisis, la coyuntura internacional no es la principal preocupación de los franceses a la hora de votar. La constante pérdida del poder adquisitivo es desde hace rato la principal inquietud, agudizada por el alza de la energía desde que se desató la guerra en Ucrania. Así, para muchos, Le Pen apostó a ser identificada por las clases populares como la defensora del poder adquisitivo para capitalizar el descontento con “el presidente de los ricos”, algo que quedó reflejado en la protesta de los “chalecos amarillos” en 2018 y 2019.

En pocas semanas el pueblo francés emitirá su veredicto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.