Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

Chau fichas, chau parquímetro… Decí Blinkay.

por CARLOS CRUZ

La app que reemplaza a los parquímetros en CABA, que desde hoy pasaron a la historia. El nuevo sistema para estacionar en la ciudad.

El Ejecutivo Porteño apura los detalles a ajustar para el funcionamiento del nuevo sistema de estacionamiento medido, que sería a partir de julio 100 por ciento digital. Si bien hoy entra en funcionamiento la app Blinkay, que será la forma en que los usuarios utilizarán el nuevo sistema, desde la Secretaría de Transporte explicaron que aún no hay una fecha precisa para su puesta en marcha. De todos modos, adelantaron algunos detalles acerca de su funcionamiento.

Blinkay reemplaza a los tradicionales parquímetros porteños, que pasaran a pertenecer al mundo vintage.

Así, el nuevo sistema no utiliza parquímetros ni cospeles. Para que esto sea así, en un primer momento todos aquellas personas que habiten en una zona tarifada, deberán registrarse para poder estacionar de forma gratuita en un radio de 300 metros de su domicilio. Esto será así para los vecinos de Retiro, Monserrat, San Nicolás, San Telmo, Recoleta y parte de Balvanera.

Quienes concurran por motivos laborales o simplemente van circunstancialmente a uno de estos barrios, deberán tener la aplicación llamada Blinkay (se descarga gratis), en la que luego de cargar la patente del vehículo, podrán realizar el pago del estacionamiento a través de diferentes plataformas de pago.

De todas maneras, por ahora la aplicación no será la única alternativa, ya que se podrá abonar desde los comercios habilitados (como hasta ahora) en caso de no tener Whatsapp o un teléfono de los llamados inteligentes. Por ello, tal como hasta hoy sucedía con la venta de los descartados cospeles, los comercios podrán vendernos “horas de estacionamiento”, con lo cual tendrán una comisión por el servicio.

Hay en Buenos Aires unas 350.000 plazas de estacionamiento. Hasta ahora, eran 3.500 los lugares en que se debía pagar. Con el nuevo sistema, Larreta quiere llevarlas a unas 150.000. Otro tarifazo encubierto del que tampoco nadie habla.

 

Como funciona Blinkay, la nueva app para estacionamiento medido.

Blinkay no es una aplicación desarrollada exclusivamente para Buenos Aires. La app ofrece el servicio de estacionamiento medido en distintas ciudades del mundo, muchas muy importantes, entre las que se encuentran Barcelona, Ciudad de México, Madrid, Toronto y Ottawa, entre varias otras.

La manera en que debemos crear un usuario para comenzar a utilizar la aplicación será a través de la ejecución de tres pasos:

  1. Buscar “Blinkay” en App Store o en Google Play, y descargarla;
  2. Con nuestra dirección de correero electrónico (mail), debemos crear un usuario y una contraseña, para luego de concretar esto debemos elegir una forma de pago;
  3. Ya configurado todo, podremos finalmente informar en que zona estacionamos nuestro vehículo y seleccionar cuanto tiempo vamos a estar allí, para abonarlo.

Así como cambió la manera de abonar el estacionamiento en las zonas en las que es medido, también cambió la forma de controlar su ejecución. Como la aplicación deja de lado la impresión de un comprobante, el personal de tránsito para saber que la estadía está paga deberá escanear la patente del vehículo confirmando luego de manera remota con un centro de control la validez del estacionamiento

También, desde la aplicación se brindará un mapa en el que estarán coloreadas las zonas en donde aún el estacionamiento es libre y gratuito. Esto facilitará la comprensión de las nuevas normas, minimizando las confusiones en lo que concierne a las calles donde es obligatorio el pago de la estadía.

En cuánto a las hoy ya descartadas fichas de parquímetro, quienes aún tengan algunas en su poder, podrán coleccionarlas, como hicieron antes muchos que conservaron boletos de colectivos y trenes, cospeles de subte o de los viejos teléfonos públicos. En caso de querer canjearlos por dinero, si bien habrá limitaciones (algo que no debería ser así), pueden canjearlos en una oficina pública de la Ciudad de Buenos Aires. Así lo informó a Urbanave personal de la Dirección General de Planeamiento Urbano, ubicada en avenida Martín García 364, donde se podrán canjear por dinero hasta cinco cospeles por persona. Hasta el momento que perdieron su vigencia, cada ficha de estacionamiento tenía un valor de $45. Con el nuevo sistema, por el momento, la tarifa va a mantenerse en este mismo valor.

A partir de ahora entonces, será parte del paisaje urbano el retiro de las máquinas expendedoras de boletos y tickets, con lo que pasarán al universo vintage, tal como sucedió con las cabinas telefónicas, viejos carteles y otros objetos en desuso en nuestra ciudad.

 

Cuestionamientos al nuevo sistema.

Diferentes figuras de la oposición porteña cuestionaron el sistema alegando que fue pensado solo con fines “recaudatorios”.

Entre ellos, el legislador del Frente de Todos, Matías Barroetaveña, afirmó que si bien “ya era hora de que, como en muchas ciudades del país, se utilice la tecnología para el estacionamiento medido”, el ejecutivo a cargo de Rodríguez Larreta, oculta que a través de sendas leyes aprobadas en 2016 y 2020,los espacios de estacionamiento medido o pago pasaron de unos 3500 a 135 mil”.

Esta medida, que entra ahora en vigencia, se suma a la recientemente aprobada que habilitó la posibilidad de estacionar vehículos también en las manos izquierdas de las calles porteñas, con la finalidad de ampliar también los lugares potencialmente tarifados. Muchos opositores aseguran que la idea del larretismo es que toda la ciudad tenga espacios de estacionamiento medido o pago.

“La forma de resolver el tránsito es construyendo subtes y no armando un esquema recaudatorio. La ciudad necesita movilidad sustentable (…) no ser convertida en un estacionamiento a cielo abierto multiplicando la contaminación que acelera el cambio climático”, aseguró Barroetaveña, quien en simultáneo presentó una iniciativa para derogar las leyes que incrementaron las plazas de estacionamiento medido.

Para empeorar la situación, la forma en que un porteño debe registrarse para evitar pagar estacionamiento en su propio domicilio presenta una batería de trabas, que hicieron que dentro de un universo de cientos de miles de personas, solo unos pocos millares se pudieran inscribir. Es que para hacerlo, el titular del vehículo debe tener al día (sin deuda alguna) la patente y no tener multa alguna. Además, la inscripción tampoco asegura un lugar, ya que solo sirve para un solo vehículo por hogar (presentando ABL) y si dentro de los 300 metros a la redonda del domicilio no hay lugares libres, no hay permiso para hacerlo fuera de este radio.

Tampoco contempla a quienes tienen un comercio, ni a eventuales visitas familiares o de amigos. Y si bien pareciera que nada cambió para personas con discapacidad, la información que da al respecto el GCBA es escasa y confusa.

En este sentido, Barroetaveña resaltó que esto “va a a complicarle la vida a quienes realizan visitas familiares o trabajan por cuenta propia que tendrán que pagar lo que antes era gratis”. En cuanto al método de pago, desde el GCBA precisaron que la aplicación permite abonar con una opción de prepago en la que se elige la cantidad de horas a estacionar y se paga por adelantado, con tarjeta de crédito, débito o Mercado Pago. Nuevos negocios para viejos amigos de la casa.

Ya desde principios de año, informamos que el Gobierno Porteño había adjudicado el servicio de cobro del estacionamiento medido y también de las llamadas “ecobicis” a Mercado Libre por la suma de 93 millones de pesos, en una licitación que tuvo a la empresa del millonario autoexiliado en Uruguay (para no pagar impuestos en el lugar donde multiplica su dinero y donde ya fue denunciado por diferentes formas de evasión fiscal) y fiel amigo del macrismo, Marcos Galperín, como única ofertante.

Es que si de obra pública, concesiones y negocios se trata, el PRO no da puntada sin hilo. Nunca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.