Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

Un jueves a todo vapor.

por CARLOS CRUZ

Cambios de gabinete, enroques, alianzas con gobernadores, tironeos palaciegos, acuerdos… Y por debajo, presiones de los exportadores para ver si consiguen algo más (a pesar de haber conseguido mucho… nunca es mucho para estos tipos), del campo (que no es tal, solo son terratenientes y agro-exportadores que pugnan por llevarse todo, gobierno incluido) y de los movimientos sociales (que no quieren perder más porque ya les queda demasiado poco por perder).

Las dudas constantes del gobierno y su política de diálogo con quienes no querían hacerlo, todo en medio de una pandemia y una guerra en medio de Europa, nos llevó a este escenario de debilidad. Pero lo peor es que habiendo vivido todo esto, aún no comprende que la única manera de salir del atolladero es obligando a los grupos de poder a aceptar que Argentina tiene 45 millones de habitantes… y por más que les parezca exagerado, quieren comer, vivir bajo techo, ir de vacaciones, cambiar el celular… o el auto… o la moto. Que quieren mandar a una escuela que no se venga abajo a sus hijos, y que una vez terminados sus estudios puedan ir a una universidad (como los hijos de Paolo Rocca o Magnetto). Y para eso hace falta que “todos“ hagan su parte… y si hay negativas, el Estado debe actuar para poner las cosas en su sitio.

Otras noticias...

El presidente Alberto Fernández viajó a Houston…

Un aprobado para Argentina del FMI.

El plan económico de Sergio Massa: Poco nuevo……

Pero sigamos con el jueves…

Cambios en el Gabinete.

Luego de idas y vueltas, de anuncios en off y desmentidas, de reuniones apuradas y funcionarios escondidos al periodismo, el gobierno a cargo de Alberto Fernández comunicó que, tal como se había previsto desde hace varios días, Sergio Massa estará a cargo de un nuevo súper-ministerio que reunirá las que hasta ahora fueron las carteras de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, incluyendo además las relaciones con los organismos internacionales. El anuncio ocurrió luego de un día de febriles reuniones -tanto presenciales como virtuales- del Presidente con las cabezas del Frente de todos y de los gobernadores -con algunas presiones de varios de ellos-. Definido todo y ya anunciado, Sergio Massa precisó que este mismo lunes comenzará a anunciar quiénes son los funcionarios que lo acompañarán y que además hará una convocatoria en la Cámara de Diputados para elegir -y consensuar hasta con opositores- a su reemplazante en el cuerpo.

Antes de que todo esto fuese informado, presentaron su renuncia (en algunos casos, como el de Béliz de manera desprolija, algo ya habitual en la malísima forma de comunicar del gobierno) el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, a quien reemplazará la hasta entonces titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Por ello, Carlos Castagneto asumirá en la AFIP.

También renunció Julián Domínguez al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y Daniel Scioli volverá a la Embajada de Brasil, mientras que Silvina Batakis (que paradójicamente acababa de “hacerse conocer” en EE.UU -FMI incluido-) asumirá como presidenta del Banco Nación. Al escribir esta nota, no se podía afirmar que no habría más cambios… algo que ningún funcionario consultado descartaba. A esta altura, el ejecutivo parece seguir jugando al juego de la silla en vez de comprender que la cuestión no pasa por los nombres sino por las políticas que lleve a cabo.

Los movimientos sociales, por lo pronto, siguen en ebullición y a la espera de las decisiones del gobierno. Y la CGT… bueno, ya hace rato que es una asociación de sindicalistas-empresarios que van a rosquear por cargos, dinero y poder más que por defender los derechos e intereses de los trabajadores que dicen representar. ¿Cómo siguen en sus sillas entonces? Simple, por la poca o nula preocupación y falta de participación de los trabajadores en la elección de quienes van a sentarse con los empresarios a negociar sus sueldos y sus derechos laborales… y aún así no van a votar. ¿O acaso se les ocurre otra idea acerca de cómo continúan a cargo tipos como Cavallieri, Daer, Barrionuevo, Gerardo Martínez o Acuña, si no es por la desidia de sus representados?

El famoso “mercado” que solo existe en el relato de los medios dominantes.

Ante estos cambios… ¿cómo reaccionaron los principales grupos de poder económico del país? Para aclarar no solo que hoy son los “dueños” de la argentina, ya que no solo cuentan con muchísima parte de la torta, sino que lograron convencer con su constante propaganda mediática a muchos a los que ellos le roban parte de su pastel, de mínima ponerse de su lado y de máxima de hasta defenderlos. O ya nos olvidamos de “todos somos Vicentín”, donde porteños, cordobeses, santafesinos, bonaerenses y hasta entrerrianos salieron a protestar en defensa de un grupo que estafó no solo a bancos oficiales y privados argentinos en más de 500 millones (entre el Nación –u$s300M-, el de Entre Ríos, el Provincia, el Ciudad, el Hipotecario, el de Santa Fe, el Macro y el BICE), sino que hizo lo mismo con pool de Bancos Internacionales que le reclaman u$s500 millones (y que pidieron la intervención de la justicia de NY para que investigue los movimientos de fondos de fines de 2019). Que también estafó a más de 2600 productores de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe (entre otros) a los que les “colgó” u$s382 millones. Que también debe más de u$s30 millones en impuestos, sin contar las subfacturaciones y contrabandos que realizaba con sus filiales en Paraguay y Uruguay. Y que aún así, habiendo asaltado a todo el mundo (acá y afuera sin distinciones), tienen el tupé de solicitar al juez del Concurso de Acreedores una supuesta deuda de la empresa “CON ELLOS MISMOS” por u$s81 millones y otra de sus “CONTROLADAS” Diferol, Vicentín Paraguay y Renova, por u$s82 millones más. Y habiendo hecho todo esto, el llamado “CAMPO” (la Rural, bah… lo más garca y con Etchevere a la cabeza) junto con el constante traqueteo de Clarín, La Nación e Infobae, entre otros, llamaron a los que defendían los intereses del país y de los propios productores estafados, comunistas, chavistas y muchas otras estupideces gratas a los oídos de la minoría ruidosa que sigue al macrismo. Y convencieron a muchos otros que los que habían robado a todos nosotros eran los buenos, mientras que los que buscaban no solo que todos cobren, sino que generaban una empresa testigo que hoy nos sería muy útil para el combate de la inflación en alimentos, eran los malos que querían avasallar la sacrosanta propiedad privada. Y esto dispara otra pregunta: ¿Hasta cuándo los argentinos defenderemos la propiedad privada de los ladrones que no tiene prurito alguno en robarnos nuestra propiedad pública… la de todos… la de los argentinos? Ah… ¿se acuerdan de González Fraga, en la era Macri presidente del Banco Nación? Si no te acordás te refresco… era el que decía que con Cristina los empleados “simples” habían sido engañados porque compraban celulares, autos, motos o viajaban de vacaciones. Bueno, este tipo era el que -llamado desde la Rosada mediante- le daba la guita a Vicentín y no hacía pasar los pedidos por el directorio como marca el reglamento del propio Banco… y le daba a pesar de deber y no pagar teniendo una cuenta en el banco con más de $750 millones… otra estafa, y aún impune para la “amigable” con los garcas y sus amigos, (in)justicia argentina.

Pero volvamos al presente… estábamos en cómo habían respondido los mercados. Veamos:

Mientras que el Banco Central, siguiendo las “sugerencias” del FMI y los dichosos “mercados”, elevó la tasa de referencia de las Leliq de 52% a 60% anual, lo que las deja con una Tasa Efectiva Anual (TEA) de 79,8% (y los bancos siguen juntándola “en pala”), los plazos fijos de personas físicas pasarán a pagar un piso de tasa del 61%. Todo en la búsqueda de estabilidad financiera y canmbiaria y, en lo posible, bajar algo la inflación.

En el exterior, los bonos argentinos saltaron hacia arriba un 9%, las acciones de empresas nacionales hasta un 18% y el inútil y repetido “riesgo país” bajó a 2700 puntos (mínimo de los últimos 15 días)

En cuanto al dólar, el oficial se vendió a $131.12 (+21 centavos) y el blue se derrumbó hasta llegar a $314 (-$12) al cierre. En cuanto a los dólares financieros, el CCL (Contado con liquidación) cotizó a la baja y cerró en $321.90 (- 5.2%), mientras que el MEP (Mercado Electrónico de Pagos) cayó aún más y cerró a $298.76 (- 7.9%).

Mientras tanto, la CGT se debate entre el tibio apoyo o la tibia protesta (hace rato todo es muy tibio allí), mientras que en lo que respecta a los movimientos sociales, la situación (lógicamente) es más tensa: anuncian protestas desde la Unidad Piquetera (UP) a la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), reclamando la urgente implementación del salario básico universal, un bono de emergencia de $20.000, la universalización de los programas sociales y la creación de trabajo genuino, entre otros puntos. Mientras que Barrios de Pie cedió a las presiones (de todo el arco político y mediático) y bravuconadas de la derecha vernácula, y trasladó la marcha que iba a realizar a la rural La Rural el sábado, al menos original y menos molesto Congreso de la Nación.

Mañana… los dioses (lo digo por los mercados, no confundan con motivos religiosos) dirán que será de nosotros.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.