Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

El plan económico de Sergio Massa: Poco nuevo… mucho de lo mismo. ¿Es lo único qué se puede hacer?

por CARLOS CRUZ

El flamante superministro esbozó los lineamientos de su plan, explicando que se sostiene desde cuatro ejes: orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión. El tema es… ¿Cuál de ellos es el más prioritario para el Gobierno?

El ministro de Economía, Sergio Massa, aseguró ayer que la Argentina “tiene la oportunidad de transformarse en un gran jugador mundial” debido a sus riquezas en recursos energéticos, minerales, proteínas y conocimiento, factores que ante el nuevo paradigma internacional de necesidad imperiosa de este tipo de recursos, “definen la riqueza de los países”.

Otras noticias...

Un aprobado para Argentina del FMI.

Un jueves a todo vapor.

Como se gestó el desembarco de Silvina Batakis en…

A la vez, explicó que “nuestro objetivo es crecer con inclusión y vinimos a trabajar para eso”, aclarando que para ello había que combatir de forma imperiosa la inflación mediante la ejecución disciplinada de  “principios y motores”, con lo que dejó dudas acerca del real sentido de esta cuestión. Las posteriores definiciones de su flamante secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini, quien en el lanzamiento del programa “Precios Cuidados” aclaró que no se perseguirá a los comerciantes para garantizar el cumplimiento de la iniciativa. “No vamos a salir a perseguir con el chipote chillón del Chapulín Colorado a ver si alguien cumple o no”, fueron sus palabras. Además, explicó que deseaba un esquema del programa “que fue muy exitoso en 2014 y 2015”, dejando de lado que parte del éxito se debió a un bastante estricto control del gobierno de entonces para asegurar el éxito del programa, sin dudar en aplicar multas u otras sanciones de encontrar infracciones, ya sea por parte de sus fabricantes, los mayoristas y distribuidores o las grandes cadenas de supermercados. La idea que Tombolini expresó vuelve a basarse en el “diálogo”, tal como viene haciendo desde su asunción el ejecutivo, con los resultados que ya conocemos. Y de paso, nos tiró la pelota a los consumidores al hacernos cargo de ejercer “el verdadero control”, trasladando de esta forma la responsabilidad del Estado a los ciudadanos, algo que serviría tan solo si los argentinos vemos a un Estado comprometido con la sanción a los que incumplen el cuidado de los precios. De esa manera, la gente estaría incentivada a colaborar denunciando los abusos, algo que no hicieron ni harán si ven que estas molestias caen en saco roto y, por ende, carecen de utilidad. En síntesis, Tombolini acrecentó las dudas sobre las verdaderas prioridades y nos deja varias preguntas sin respuesta… ¿La cosa pasa por pagar la extorsión de las patronales agropecuarias y los grandes exportadores, brindándoles una renta a través de un dólar “especial” del que los más chicos y los que liquidaron sin especular carecen? ¿El superávit de la cuenta corriente -algo virtuoso per se- se tratará de obtener pidiendo más sacrificios a los que ya la están pasando mal o el de los que vieron reducir sus ingresos y calidad de vida a niveles de 20 años atrás? ¿Dónde está el aporte de los que se beneficiaron de la deuda y fuga macrista… o peor, de la pandemia? ¿Los recursos necesarios para continuar creciendo se buscarán aplicando dureza contra evasores, controlando la vía Paraná-Paraguay y sus puertos privados, bastando para ello una balanza en la entrada de cada puerto, con una AFIP y una aduana trabajando con jueces que sirvan al país y no a los intereses de los exportadores? ¿Se buscará una reforma del Poder Judicial para devolverlo al servicio del pueblo argentino y que no siga estando bajo la órbita del poder económico concentrado y su brazo político ejecutor? ¿Hay interés en un desarrollo del Litio que realmente sirva para el desarrollo (con YPF por ejemplo) y no para que nos saqueen el recurso? ¿Habrá Hidrovía que asegure el control estatal de las riquezas que salen del país para evitar que “cinco vivos” nos sigan robando? ¿Y Vicentín… vamos a dejar que una multinacional extranjera se la lleve por dos pesos… o la vacíe como ya están haciendo y que la cuenta la paguen los pequeños productores estafados y el pueblo argentino en general a través del Banco Nación?

Ya hubo quiénes se hicieron varias de estas preguntas y no les agradan las respuestas que creen correctas. Hay movimientos sociales y otros sectores interno que hablan no de bajarse del barco, pero si de arriar la bandera… eventualmente acompañarían más por espanto a la derecha que por alegría de seguir en el Frente de Todos. Como el Frente Patria Grande que no quedó muy conforme con las premisa de los cuatro motores (inversión, producción, exportaciones, y mercado interno). Por ello, comunicó que discutiría nuevamente su pertenencia al bloque oficialista debido a la falta de medidas concretas para los sectores más postergados. Pero aclararon que esto no implicaría una ruptura total. El diputado nacional Itai Hagman, aseguró hoy que su espacio discutirá “de que manera sigue dentro de la coalición oficialista” pero que esto no quiere decir que van a salir de la coalición. “Somos parte, lo fuimos en el 2019, lo vamos a hacer en el 2023”, enfatizó.

Muchas preguntas… hasta ahora pocas respuestas, todas dentro de la cortina de humo que el juego mediático propone para evitar hablar de los temas que son realmente importantes y para los que “no es el momento para tratarlos -nunca lo es- porque… hay cosas más urgentes”. ¿No es necesaria la restitución, y hasta el mejoramiento de la Ley de Medios? Porque Macri no tuvo reparo alguno en modificarla a través de un simple decreto… Alcanzaría otro para restituir lo borrado y luego que el Congreso haga las correcciones definitivas a través de un debate serio, tal como se aprobó antes la propia ley.

Son muchos temas fundamentales que, tal como dijo el propio Massa, debería conformar una política de Estado que tenga varios pilares: por un lado el mejoramiento de las instituciones de la Nación, por otro, la seguridad del manejo de las riquezas del país para que estén a su servicio y no el de un puñado de empresarios y especuladores. Por último, que esos dos objetivos primordiales sirvan para llegar a un objetivo mayor: establecer un piso de calidad de vida para todos los habitantes de la República Argentina… y que no me vengan con la cantinela del comunismo. Es tan solo una distribución equitativa de las riquezas que nos ofrece el país… un piso de seguridad para los derechos básicos que permitan la igualdad de posibilidades desde la que si se puede ir a la meritocracia verdadera. Y sin prejuicios de raza, sexo o religión, tal como lo dice nuestra Constitución con la que muchos se llenan la boca al recitar tan solo la parte que les conviene, dejando al resto de lado.

Pero volvamos a Massa y su plan, del que estableció algunos puntos dentro de sus pilares básicos:

Los pilares del programa serán:

ORDEN FISCAL.

  • “Se cumplirá la meta del 2,5 de déficit establecida por el presupuesto”.
  • “No se utilizarán Adelantos del Tesoro por lo que resta del año”.
  • “Rige el congelamiento de la planta del estado para todos los sectores de la administración pública nacional centralizada”.
  • “Con respecto a los subsidios, hay 4 millones de hogares argentinos que renunciaron a usar los subsidios. Entre los casi 10 millones de hogares que sí pidieron vamos a promover el ahorro de consumo. No podemos seguir con un esquema en el que quien más gasta más subsidio se lleva”.

SUPERÁVIT COMERCIAL.

  • “Vamos a promover por DNU regímenes para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento”.
  • “También vamos a denunciar en la justicia argentina y la unidad antilavado de Estados Unidos casos de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones”.
  • “Lanzaremos un programa de crédito a tasas promocionales, y un esquema de garantías para primeros exportadores. Queremos vender más trabajo argentino al mundo”.
  • “Pondremos en marcha un sistema de trazabilidad de comercio exterior para mayor control y transparencia en el uso de divisas para importaciones”.

FORTALECIMIENTO DE RESERVAS.

  • “Habrá un adelanto de exportaciones, con las cadenas de valor de la pesca, del agro, de la minería y otros, que ingresarán en los próximos 60 días por un total de 5000 millones de dólares, que pasarán a engrosar las reservas del BCRA”.
  • “Haremos un desembolso por 1200 millones de dólares con organismos internacionales por programas vigentes. Nuevo programa con la CAF con un desembolso por 750 millones de dólares adicionales”.
  • “Hay cuatro ofertas para el fortalecimiento de reservas y recompra de deuda soberana. Tres son de instituciones financieras internacionales y un fondo soberano”.
  • “Tuvimos hoy (este miércoles) una primera reunión de trabajo con el FMI para continuar con los desembolsos previstos”.

DESARROLLO CON INCLUSION: CON GUSTO A POCO EN LOS ANUNCIOS.

“Sobre las jubilaciones, el 10 de agosto vamos a anunciar el índice de movilidad jubilatoria con un refuerzo que ayude a los jubilados a superar el daño que les produce la inflación”.

“Tema trabajo: vamos a convocar el jueves de la semana que viene a entidades empresarias y de trabajadores a los efectos de asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares”(1).

“Sobre los planes sociales encararemos una política de reordenamiento de los planes sociales durante los próximos 12 meses, poniendo foco en 3 ejes. Vuelta al mercado de trabajo, fortalecimiento de cooperativas y protección en caso de situaciones de vulnerabilidad. El 15 de agosto empieza una auditoría que realizarán las universidades. Quién no la cumpla, recibirá la suspensión del plan. En paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la ANSES. Nuestra idea de país es que el plan sea la emergencia, y el trabajo lo permanente”.

“Iniciamos una unificación de los programas de crédito en una sola línea, que se llama ‘Crédito Argentino’ y que va a unificar todas las políticas de promoción del crédito para los sectores productivos, PyMES y comercio, en un programa por un total de $400 mil millones porque estamos convencidos que hay que sostener el trabajo y el crecimiento argentino”.

Después de dar estos parámetros de su plan, Massa habló al final de su discurso -antes de la ronda de preguntas de la prensa- acerca de cuestiones puntuales:

  • “Vamos a licitar el segundo tramo del gasoducto Nestor Kirchner”.
  • “Ponemos en marcha un programa para formar en los próximos doce meses a 70 mil nuevos programadores.
  • “Lanzaremos un canje voluntario para los vencimientos en pesos de los próximos 90 días, que finalizará el martes, para el cual ya tenemos compromisos de adhesión de más del 60%”.
  • “Habrá dos convocatorias, una al Congreso, para pedir el rápido tratamiento de las leyes que benefician en términos impositivos a la Construcción, a la Bio/Nanotecnología, a la agroindustria y a la industria automotriz. Porque son grandes generadores de empleo y crecimiento. Y otra a la Mesa de Enlace, para sentarnos a trabajar juntos para el desarrollo de ese sector tan potente que integran los productores argentinos”.

REPERCUSIONES.

En otro orden, de inmediato y como no podía ser de otra forma para un partido que se caracterizó por llegar al poder a través del carroñeo, varios referentes de Juntos por el Cambio (JxC) criticó al recién llegado ministro porque a su entender “se realizaron anuncios muy generales y pocas medidas”.

La CGT, por su parte, expresó su apoyo al nuevo ministro pero ratificó que la marcha del 17 de agosto sigue en pie para reclamar por mejor distribución de la riqueza.

Luego de Lo anunciado por Sergio Massa, se supo que mañana mismo, Massa y el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, se reunirán con la Mesa de Enlace.

En cuanto a las tarifas subsidiadas, Gabriela Cerruti debió salir a aclarar que no hay nada que temer pues más de 7 millones de hogares no verán afectados los subsidios a las tarifas, luego de que “surgiera cierta confusión” con respecto a la segmentación. La portavoz de Presidencia también expresó que de los 9 millones de hogares que se anotaron para pedir el subsidio, el 80% no consume más de 400 kilowatts por mes, por lo que no van a ver ninguna modificación en sus tarifas. Ayer Massa había informado, entre las medidas que anunció, que el gobierno promovería el ahorro de consumo entre los usuarios que pidieron acceder a los subsidios.

También de inmediato, el Ejecutivo Nacional convocó al Consejo del Salario a una reunión formal el 18 de agosto para discutir el aumento del salario mínimo ante el avance inflacionario (en especial de alimentos), ya que si bien son pocos los trabajadores que lo cobran, actúa como una referencia para los trabajadores informales, las escalas más bajas de algunos gremios, e impacta en el ajuste del monto de prestaciones como el seguro de desempleo y el Potenciar Trabajo. Recordemos que en la última reunión del Consejo el 16 de marzo, se resolvió un aumento del 45% en cuatro tramos, mientras que en mayo, el gobierno dispuso un adelanto a junio de dichos incrementos. Hoy, el salario mínimo está en $47.850, mientras que una familia porteña precisó en junio de este año $104.489 para no ser pobre y $160.850 para ser considerada de clase media. Esa misma familia necesitó $57.120,69 para no ser considerada en situación de indigencia. O sea que el salario mínimo actual ni siquiera cubre la canasta de indigencia (le faltan unos $ 10.000 adicionales para hacerlo), mientras que se precisa algo más de dos (2,2 exactamente) para dejar la pobreza y algo más de tres (3,3) para pertenecer a la clase media.

En realidad, esta claro quien sufre esta crisis… por dónde habría que empezar… Veremos.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.