Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

Alberto Fernández tras el acuerdo con bonistas: “Ahora tenemos despejado el horizonte”.

El Presidente afirmó que, tras el acuerdo con los bonistas, el gobierno nacional “resolvió una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia”.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, expresó tras el acuerdo logrado en la madrugada de ayer con los principales fondos de inversión que (supuestamente, ya que falta aún convalidar las acreencias lo que se cree será antes del 24 de agosto) explican más del 80 por ciento de la deuda del gobierno argentino con inversores privados afirmó que, “se resolvió una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia”, por lo cual consideró que “ahora está despejado el horizonte”, por lo que pidió a los empresarios que “se comprometan a poner al país de pie”, pues ahora tienen un mejor escenario para poder proyectar sus negocios”.

Otras noticias...

El presidente Alberto Fernández viajó a Houston…

Un aprobado para Argentina del FMI.

INTENTO DE MAGNICIDIO: Un hombre atentó contra…

El Presidente habló así sobre el acuerdo alcanzado por el Ministro Guzmán y sus colaboradores, con los principales grupos de acreedores privados de deuda pública, con los que se busca canjear 66.300 millones de dólares, en títulos emitidos en el extranjero. Asimismo, confirmó el 24 de este mes, como el día en que vence el plazo de adhesión de los acreedores para realizar el canje.

 

Martín Guzmán, Ministro de Economía y gestor del acuerdo.

 

El acuerdo alcanzado.

El Ministerio de Economía, a cargo de Martín Guzmán, llegó a un acuerdo con los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores. Con respecto a esto, el presidente Fernández señaló como “central” el rol del ministro, que fue quien llevó a cabo la parte del león en la negociación con los fondos privados.

“Guzmán fue central. Él recogió cuáles eran los objetivos que debíamos alcanzar y se dio una estrategia correcta. Ése es un enorme mérito suyo. Trabajamos todo este tiempo muy juntos y así lo vamos a seguir haciendo. Martín es un hombre de un enorme valor técnico y ético”, subrayó el presidente.

El papel de Cristina Kirchner.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y la tercera pata de la mesa en el Frente de Todos, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le aconsejaron prudencia luego del ultimatum lanzado por Alberto Fernández a los fon-dos hace unos días.

Ambos le señalaron a Fernández que Argentina, si era posible, no podía permitirse permanecer en suspensión de pagos, sin acceso a los mercados de crédito internacionales y bajo la amenaza de una maraña de pleitos como la formada tras el default de 2001. El presidente recapacitó, y retiró su “farol” del tapete.

Martín Guzmán volvió a la mesa de negociaciones (en realidad a la charla vía web) y mejoró su oferta a los bonistas. Anticipó vencimientos, facilitó la conversión a bonos en dólares de los bonos emitidos en euros y francos suizos y aceptó las condiciones de los acreedores en cuanto a las condiciones legales (que regirían en caso de un nuevo default en el futuro) de los bonos con los que se sustituirá a los reestructurados. Un maratón final de 16 horas ininterrumpidas concluyó a las 3 de la madrugada del martes. Poco después, el Ministerio de Economía emitió un comunicado que confirmaba los términos definitivos del acuerdo.

Los tres grandes grupos de acreedores dijeron, por su parte, que el acuerdo era “un buen resultado para todos los participantes” y se concretaba en “una oferta que todos los acreedores deberían respaldar”.

Como sigue ahora el asunto.

Se espera que antes del 24 de agosto se cierren tratos con los pocos bonistas que aún no aceptaron la propuesta argentina, se llegue a buen puerto con las claúsulas legales (algo no menos importante, ya que condicionan a futuro en caso de no poder hacer frente a los pagos). Logrado esto, se buscará un pronto acuerdo con el FMI (el Banco Mundial va en tándem) y, posteriormente, con el Club de París, pago también incumplido por el gobierno del PRO. Algo, que a esta altura se descuenta que llegará a buen puerto, más allá de las dificultades de las negociaciones.

Por ello, el primer mandatario en un mensaje dirigido a las fuerzas productivas pri-vadas, consideró que “los empresarios tienen hoy un mejor escenario para proyectar sus negocios y la Argentina necesita que se comprometan a poner al país de pie”.

Y siguió diciendo que (los empresarios) “entiendan que tras la pandemia debemos repensar muchas cosas” y que “…nos dimos cuenta de la debilidad del sistema finan-ciero mundial”.

Y como síntesis del rumbo de las acciones del gobierno, subrayó que “ahora debemos construir un capitalismo con más compromiso social. Que distribuya mejor las ganan-cias. Un capitalismo que privilegie la opinión del gerente de producción antes que el parecer del gerente financiero”.

Consultado acerca de sus sensaciones personales luego de alcanzado el acuerdo, Alberto Fernández dijo que “en estos siete meses nos dijeron que no entendíamos nada y que estábamos camino al fracaso porque no aceptábamos las ofertas de los acreedores. Resulta que finalmente cerramos un acuerdo que le permite a la Argentina ahorrarse 33.000 millones de dólares de la deuda asumida en los próximos diez años. Ahora tenemos despejado el horizonte a donde queremos llegar”, concluyó.

Alfonso Prat-Gay: “La gestión de la deuda es el mejor ejemplo del no plan”.

(al diario La Nación hace tan solo

15 días, el 22 de julio)

N. de la R: No Alfonsito, el mejor ejemplo del no plan… o no gobierno… o curro, como prefieras, fue tu gestión a cargo del Ministerio de Economía. Buscate otra Amalita y seguí mandando guita afuera que eso te sale bien… pero de la gestión pública te queremos lejos, bien lejos…

Por JULIO ALBORNOZ para Urbanave

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.