Política, ecología, cultura y economía...
Noticias

Censura es Censura… sin verso.

por CARLOS CRUZ

Para dejar las cosas bien claras de entrada, digamos que nadie que considere –como es mi caso- que la vida es algo invaluable, puede estar de acuerdo con la guerra. Con ninguna guerra. Y eso corrió con Malvinas… y corre ahora con Ucrania.

Otras noticias...

Resumen de Noticias de la Semana

Rusia afirma que declararía un alto el fuego…

Denuncias cruzadas entre Rusia y Ucrania sobre…

Pero eso no quiere decir que la gente no tenga opinión sobre cuáles fueron las causas que generaron esta, ni la parte de responsabilidad que le otorga a cada uno de los que participan -directa o indirectamente- de ella. Menos aún para quienes ejercemos el periodismo, que tenemos como norte, informar de acuerdo a nuestras ideas y convicciones -subjetivas al fin, pues no creo en la ·objetividad” o los periodistas “independientes”- a quienes son nuestros oyentes, televidentes o lectores… Y remarco lo de las ideas y convicciones, pues todos cargamos con un bagaje de ellas, que nos definen primero como seres humanos y también como periodistas. Quienes viven poniéndose el traje de la independencia, suelen no ser periodistas, sino esclavos fanatizados con ideas que cuesta dejar al descubierto ante el público, y/o, peor aún, mercenarios a sueldo que hoy están en un lugar y mañana sin vergüenza alguna, del lado opuesto.

¿A qué viene todo esto? A que en estos últimos días, proliferaron en las redes sociales, en la televisión, en los medios gráficos o radiales, un tufo pestilente a imposición de un discurso único ante el que solo se puede estar de acuerdo… o, censura y fakes news mediante, ser catapultado al oprobio y al escarnio público, tildado de comunista, pro-ruso o afecto a las dictaduras.  Y se machaca con un constante discurso de desautorización de la credibilidad rusa,  a caballo de la imposición de una verdad palmaria que afirma que la versión oficial de Occidente es obligatoriamente veraz, en un claro acto de autoritarismo. Porque uno de los más comunes formatos de desinformación es aceptar cómo válida la información oficial de una de las partes. Eso, en Argentina, tendríamos que saberlo de memoria, luego de una rica historia en el tema y cuatro años de macrismo llenos de espías confabulados, que, junto a jueces, fiscales, funcionarios, empresarios y periodistas, generaron información engañosa a fin de perseguir (y hasta encarcelar) a la oposición de entonces. Pero, parece que para nuestro país, el asunto de la comprensión histórica y la memoria, no representa nuestra mejor cualidad.

“Todos ellos murieron heroicamente”, sentenció Zelenski. “Este es un barco de guerra ruso. Les sugerimos arrojar sus armas, rendirse y evitar un derramamiento de sangre y que haya muertes sin sentido. De otro modo, ustedes serán bombardeados”, manifestó un militar ruso y esto quedó registrado en el audio que terminó viralizándose. La respuesta por parte del comando ucraniano fue tajante: “Váyanse a la mierda”. Todo era un chamuyo. En el voideo de abajo uno de los militares ucranianos relata la verdad.

En un programa de TV del periódico alemán Bild se mostró recientemente a cientos de soldados rusos lanzándose en paracaídas. El presentador del especial sobre la ofensiva rusa aseguró que la escena había sido captada en la ciudad ucraniana de Járkov. Pero no. Exactamente el mismo video circula desde 2016 en varios sitios, incluido Facebook, y en él se muestra un entrenamiento de soldados en territorio ruso.

 

Volviendo al asunto de la censura. Todo comenzó en buscadores de la red o en redes sociales. Twitter, Instagram, Facebook, You Tube o Google, por dar algunos nombres, comenzaron a “censurar” cuentas de quienes no estaban de acuerdo con la idea de que Putin -y Rusia- eran Satanás y del otro lado orinaban agua bendita. ¿Cómo? A través de simpáticos cartelitos en las intervenciones en estas redes de estos usuarios que afirmaban que se trata de “medios afiliados al gobierno de Rusia”. En otros países, directamente se los saca de la red en cuestión.

Ahora bien… si lo vemos de este modo ¿no deberían correr estos mismo cartelitos para la BBC, por ejemplo “medio dependiente del Imperio Británico y miembro de la OTAN”?  ¿O en el caso de DW poner “medio financiado por Alemania, miembro de la OTAN”? ¿O si es el Washington Post, colocar, “periódico que se alinea con el parecer del gobierno de EE.UU, que ya mintió en el desarrollo de la guerra entre ese país con Irak? Obviamente que a ninguno de estos monopolios informativos se les ocurriría hacer esto. Más aun, censuran con pruebas pobres y  más que dudosas, bajo pretexto de que tratan de evitar fakes news del gobierno de Putín, sin decir nada de las que generan miembros de la OTAN o la propia Ucrania (ver ejemplos).

Para empeorar la situación, ya hay canales de televisión abierta y por cable, portales de noticias y hasta políticos, obviamente todos de derecha, que siempre bregan en sus notas por la libertad de prensa y hoy piden a gritos que censuren a los que no piensan como ellos. Porque esta gente no busca la libertad de prensa sino la de empresa. Y acá no se trata de defender a Putin, con quien tengo muchas diferencias por su falta de respeto a las libertades individuales -en especial de las minorías- y su sed expansionista. Acá se trata de defender de verdad la libertad de prensa, el intercambio de ideas, la mirada crítica del periodista que no necesariamente debe estar de acuerdo con el poder, menos aún del económico y de sus escribas, jueces y políticos que tan solo buscan defender los intereses del dinero y los privilegios que esto les genera.

 

 Legisladora del PRO, Laura Rodríguez Machado, pide que saque a RT del aire en la TDA (Televisión Digital Abierta), bajo el pretexto que la señal según su parecer lleva a cabo “sistemáticamente campañas de desinformación en todo el mundo para influir en la política interior de países” y que Russia Today, “lejos de ser una señal periodística, ha sido una herramienta propagandística” (¿Y La Nación+ no? ¿O Clarín? ¿O Infobae? ¿Qué hacen acá? Qué caradurez). Pide censura la republicana, bah.

INFOBAE, publicó que (según el IPI) “dado que la primera víctima de la guerra suele ser la verdad, es fundamental que se respete plenamente la libre circulación de noticias e información independientes”. Yo le diría a Infobaño que no hace falta una guerra para matar la verdad… de eso ellos saben un montón. Si lo hacían hasta con la pandemia…

Por todo esto, debe existir el Post, RT, la BBC, la radio de las Madres, la 750, y Urbanave. Todos con su ideología, sus noticias… o tan solo su visión del lugar en el que les toque opinar e informar. Basta de falsos defensores de una libertad que de inmediato nos quieren arrebatar.

 

de Carlos Cruz, para Revista Urbanave, 02/03/22.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.